El corredor del Tinkoff-Saxo, Chris Anker Sørensen, ha decidido junto a los médicos y directores del equipo abandonar el Giro de Italia después de su violenta caída sufrida ayer en la 11ª etapa, en la que, a pesar de sus heridas, logró llegar hasta la línea de meta.

Chris Anker Sørensen, dice el comunicado del equipo, se lesionó la mano y el brazo y tuvo una conmoción cerebral como consecuencia del accidente, que ocurrió después de 70 kilómetros de la etapa. Chris comenzó a tener dolores de cabeza durante la noche, después de la etapa. El médico del equipo Tinkoff – Saxo le vigiló de cerca durante la noche y le despertó varias veces. Chris respondió con normalidad, pero no pude dormir bien.

Sorensen llegó a la meta de Savona a 7:59 de su compañero de equipo Michael Rogers. Cara y cruz del ciclismo, en este caso en el Tinkoff-Saxo. El ciclista danés llegó molido, cubierto de barro (ver las imágenes), después de una de las caídas de la jornada.

El propio Sorensen relató lo ocurrido, al menos lo que puede: “La última cosa que recuerdo es que estábamos persiguiendo a un pequeño grupo en un descenso y a alta velocidad me caí en una curva y mi bici desapareció en el barro. No tengo ningún recuerdo de los siguientes 20-25 kilómetros debido a la conmoción cerebral. Lo siguiente que recuerdo fue una conversación con mi Director Deportivo”.

Todas las pruebas neurológicas de Chris Anker son normales, pero el danés todavía siente los efectos de la conmoción cerebral leve que junto con las heridas que tiene por todo el cuerpo harían difícil para él continuar tanto en la crono de hoy como en las siguientes etapas del Giro de Italia.

Chris se quedará con el equipo y el médico del equipo hasta el viernes antes de dirigirse a casa. Tiene que descansar y recuperarse durante tres días antes de comenzar con un suave entrenamiento de nuevo.

Todo pundonor, anoche esperaba seguir en carrera: “Sobra decir que me duele todo y temía una fractura en la mano, pero creo que está sólo muy hinchada. Por lo demás, me golpeé lo de siempre, la cadera, el codo y la espalda. Sin embargo, espero estar sobre la bici mañana –por hoy- y vamos a ver después cómo responde el cuerpo. Con suerte, seré alguna utilidad este fin de semana”.

Fuente: biciciclismo