Beber agua nada más levantarte y con el estómago vacío te aporta 5 beneficios clave.

1. Beber agua con el estómago vacio ayuda a purificar el colon y facilita la absorción de nutrientes.

2. Aumenta la producción de nuevas células musculares y de la sangre.

3. Ayuda a perder peso. Beber al menos 2 vasos de agua fría por la mañana puede aumentar el metabolismo hasta un 24%.

4. Embellece la piel. El agua ayuda a eliminar las toxinas de la sangre lo que ayuda a tener una piel brillante y limpia.

5. Equilibra el sistema linfático. Ayuda a las glándulas linfáticas a realizar sus funciones de limpieza y eliminación, equilibra los fluidos corporales y evita la retención de líquido y ayuda a prevenir infecciones.