Una cervecita puede servir perfectamente como bebida recuperadora tras un esfuerzo deportivo.

Si es tradición entre tus amigos tomarse una cerveza después de un buen entrenamiento, puedes apuntarte sin mala conciencia. Una cervecita puede servir perfectamente como bebida recuperadora tras un esfuerzo deportivo conforme a un estudio publicado en International Journal of Sport Nutrition and Exercise.

Pero tenemos malas noticias: deberá ser una cerveza baja en alcohol y con una pizca de sal para que asegure la correcta reposición de fluidos. Esa fue la combinación que garantizaba una mejor recuperación en las cuatro horas siguientes al esfuerzo conforme a los resultados de ese estudio. Ahora es cosa tuya decidir si quieres una cerveza light y con sal o prefieres una bebida deportiva tradicional.

Fuente: sportlife