Un diseño de finales de los años 70 que vuelve reconstruido en carbono.

Bullmoose, nacido en 1978 con los orígenes de muchas bicicletas de mountain bike, supuso en sus tiempos una mejora en diseño por soportar la fuerza de tracción del manillar.

timon

37 años después Tom Ritchey ha reconstruido este manillar con la tecnología actual. Empleando los materiales carbono monocoque y una potencia de aluminio forjado recubierta en carbono, en total consigue un peso de 280 gramos.