El ciclista Jesse Sergent (Trek Factory Racing) fue atropellado por el auto neutral de Shimano durante plena competencia del  Tour de Flanders.

El hecho ocurrió a poco más de 100 kilómetros de la meta, cuando Sergentera parte de la fuga del día. El ciclista tuvo que dejar la competencia con una fractura de clavicula.

Pero otro incidente involucró a otro auto de Shimano, que formaba parte de la caravana. Kilómetros más adelante, ante la frenada de un coche del equipo FDJ para asistir a un ciclista del equipo, el auxilio chocó por detrás al vehiculo.

Luego de la competencia la firma japonesa envió un comunicado pidiendo disculpas por lo ocurrido e informando que iniciará una investigación interna sobre lo ocurrido.

No es la primera vez que un hecho de esta característica ocurre en una competencia de ciclismo. Uno de los más recordados fue el ocurrido en el Tour de Francia en 2011.

Choque en el Tour de Francia 2011