Para conservar tus gafas en óptimas condiciones y prolongar su vida útil sólo tienes que seguir estos sencillos consejos.


1.La primera regla y fundamental
 es no limpiar jamás las lentes en mitad de una ruta utilizando la cintura del maillot. Conseguirías limpiarlas, pero también rayarlas y a la larga perderás nitidez en la visión.

2.Limpieza en seco: Exclusivamente con el cristal impoluto. Lo mejor para limpiar tus lentes es la gamuza que acompaña a las gafas, o una que te proporcionen en una óptica, así evitarás rayar la superficie de las mismas con otro tipo de tejidos o papel memos adecuados. Si tienen polvillo quítalo previamente solpando antes de frotar.

3.Limpieza con agua y jabón: Si tienen salpicaduras de barro, ponlas bajo un chorro de agua hasta que se desprendan. Luego lava las gafas con un jabón neutro o con algún producto específico para la limpieza de las mismas, y sécalas con un paño fino de algodón. Nunca emplees productos abrasivos o detergentes indicados para la bici o la vajilla.

4.No dejes nunca las gafas cerca de fuentes de calor, en el interior del coche a pleno sol, etc, pues se pueden deteriorar y deformar.

5.Sujeta las gafas por la montura, sin poner los dedos en los cristales; evitarás dejar las huellas en ellos o rayarlos con la suciedad de los guantes.

6.Ponte y quítate las gafas con las 2 manos para evitar deformarlas.

7.Una vez quitadas lo mejor es dejarlas plegadas para minimizar el riesgo de accidentes. Si no las vas a usar guárdalas en la funda para que estén debidamente protegidas.

Fuente: MountainBike